DESPIERTA EN LATINOAMÉRICA

Disfruta de un viaje que te cambie la vida, un viaje capaz de sumergirte por completo en lo que ves, y tan fascinante que te haga cambiar la manera con la que entendías el mundo.

  • ¿POR QUÉ UN VIAJE A LATINOAMÉRICA?

    Porque no encontrarás gente más cálida en todo el mundo y que además hable tu mismo idioma. Por sus fiestas, su comida, sus pueblos, por su historia, su clima y porque a pesar de sus problemas, siempre habrá una razón para reir a carcajadas.

  • ¿POR QUÉ UN VIAJE RESPONSABLE?

    Con tu viaje estarás ayudando a proteger el patrimonio natural y su biodiversidad, a conservar la cultura y las tradiciones de los países que visitas y porque apoyarás a generar empleos dignos y oportunidades de ingresos a las comunidades locales.

  • ¿POR QUÉ VIAJAR CON KHUSKA TRAVEL?

    Porque estamos especializados en viajes responsables a Perú y Latinoamérica. Como peruanos conocemos la riqueza y biodiversidad de Perú, y en el resto del continente trabajamos con operadores locales que comparten nuestra misma filosofía.

  • EXPERIENCIAS AUTÉNTICAS, PARA VIAJEROS RESPONSABLES

    OFERTA/DESCUENTO PARA MAYORES DE 60 AÑOS Y VIAJES ESPECIALES

    Si tiene más de 60 años y esta pensando en viajar a con nosotros, puede obtener el descuento de 100€ por persona en su próximo viaje a Latinoamérica.

    Blog de Viajes

    martes, 18 de septiembre de 2018

    TURISMO SOSTENIBLE EN PERÚ: 08 LUGARES PARA VISITAR

    Disfrutar de emocionantes recorridos por el Perú y además que tu visita contribuya a mejorar las condiciones de vida de las comunidades locales ya es posible. Pueblos y comunidades que siguen viviendo como sus antepasados empiezan a beneficiarse de la llegada de los visitantes y tú, puedes ser uno de esos afortunados de visitar lugares aún auténticos y poco masificados.



    A continuación, te presentamos 8 lugares donde es posible practicar turismo responsable:

    1. Visitar la casa de Armando, campesino y emprendedor que junto a su madre Mashi reciben en su casa a viajeros y viajeras de todo el mundo que sueñan con pasar unos días de desconexión total en pleno corazón de la Cordillera Blanca, en Huaraz. En esta zona, paraíso de montañeros y amantes de la naturaleza, vive Armando, quechuahablante y anfitrión que te acompañará en hacer amables caminatas alrededor de los nevados Huandoy y Huascarán, en el Parque Nacional Huascarán, y la Laguna 69. Ya es costumbre la realización de una "Pachamanca"como despedida.




    2. Una visita a los pueblos de Cocachimba o San Pablo, en Amazonas. Desde cualquiera de estos dos pueblos puedes iniciar la famosa caminata a Gocta, una impresionante catarata considerada como una de las más altas de Perú, y del mundo. Y es que llegar a Chachapoyas, capital de Amazonas, es un una visita obligada si lo tuyo es descubrir los rincones menos conocidos de los países. A los alrededores de esta bella ciudad podrás recorrer famosos enclaves arqueológicos entre los que destaca Kuélap, una fortaleza edificada sobre los 3,000 msnm. Existen otros lugares no menos importantes como Revash, Karajía o Leymebamba. 



    3. Visitar a la Señora Juana Suclupe. Ella es una mujer noble y emprendedora que reside en un pequeño pueblito cerca a la ciudad de Mórrope, en la costa norte de Perú. Junto a otras señoras de su localidad han conformado una asociación de artesanas que con perseverancia y esfuerzo elaboran bellos bolsos, tejidos, carteras, billeteras utilizando como materia prima el algodón nativo y tintes naturales. Además de trabajar en la asociación, cuida de sus 5 hijos, atiende en su tienda, cuida de su casa, y recoge la cosecha de su huerta. Todo un ejemplo de lucha y trabajo. Llegar a Mórrope significa convivir con gente amable y alegre, dignos herederos de una de las civilizaciones más desarrolladas de la época Pre-Inca, Los Moches o Mochicas.



    4. Reconectar con el Valle Sagrado. Atravesar el Valle Sagrado de los Incas es el paso obligado para quienes visitan MachuPicchu. En el Valle Sagrado conviven diversas comunidades nativas que desarrollan diversos proyectos que les generan mejores condiciones de vida. Estos proyectos van acompañados de programas de turismo rural que te permitirán conocer de cerca sus costumbres, participar en ofrendas a la "Pachamama" y bailar las danzas típicas de cada rincón de este valle. Atrévete a visitar de manera alternativa el Valle Sagrado y vuelve a conectar contigo mismo.



    5. Intercambio cultural con los pobladores de Llachón. Llachón es una comunidad ubicada en Puno. En este lugar podrás pasear por los tranquilos caminos del pueblo, alojarte en las casas de los lugareños, aprender a tejer con las mujeres de la comunidad y hasta participar en las faenas agrícolas, todo en un entorno natural y bien conservado a orillas del Lago Titicaca. En esta comunidad fomentan el proyecto "TitiKayak" con el que te ofrecen la imperdible experiencia de navegar por el Lago Navegable más alto del mundo, en un recorrido que incluye visita a las islas de Amantaní y Taquile. 



    6. La pesca artesanal en Caballitos de Totora. Entre las ciudades de Trujillo y Chiclayo, descendientes de la Cultura Mochica, una cilivización Pre-Inca asentada en la costa norte de Perú viven estos hombres. Corpulentos, fuertes y sabios del mar,  navegan a diario como lo hacían sus antepasados miles de años atrás en embarcaciones hechas con totora en busca de pescado, insumo principal del "Ceviche", plato emblemático de la gastronomía peruana. Sé un espectador privilegiado de esta práctica ancestral, a la vez que disfrutas del mar, el sol, el surf y la buena comida. 



    7. Dormir encima de unos árboles que nadan. La forma de tener esta experiencia es surcando en bote un bosque inundado llamado Tingana. Se trata de una reserva ecológica donde conviven monos de varias especies con coloridas y curiosas aves. Podrás dormir en chozas en las copas de los árboles, disfrutar de la gastronomía local y degustar uno de los chocolates más ricos del mundo en base al cacao que se produce en la zona. Para llegar a este escondido lugar, deberás aterrizar en la ciudad de Tarapoto en avión o en bus y luego coger un transporte público a Moyobamba donde te indicarán como llegar a Tingana. ¡Vive la magia!  



    8. Valle del Colca. Miles de viajeros y viajeras llegan a Perú cada año a descubrir uno de los cañones más espectaculares del mundo, el Cañon del Colca. Pero también es cierto que para muchas de estas personas el poder departir con las personas de cada lugar que visitan, es la mejor manera de conocer el Perú. Hoy en día, comunidades y familias de los pueblos de Coporaque, Chivay, Yanque entre otras, ya no sólo se dedican a la agricultura sino también al turismo ofreciendo al visitante experiencias vivenciales, donde conocer las costumbres e involucrarse directamente con las personas, son los ingredientes principales.



    Esperamos que te hayamos inspirado para tu próximo viaje a Perú. Anímate a descubrir nuestro país, un país lleno de historias, historias que quedarán guardadas en tu corazón el resto de tu vida.



    miércoles, 30 de mayo de 2018

    Nos mudamos ¡KHUSKA se traslada a la TIERRA COLABORA!

    ¡Así es! Después de haber estado dos años con nuestra tienda, a partir del próximo lunes 4 de junio, KHUSKA se cambia de piel y pasa a formar parte de la Tierra Colabora, un espacio coworking donde conviven personas emprendedoras estimulando al máximo su creatividad.



    Buscábamos un lugar dinámico y abierto donde las ideas se convierten en realidad. Una comunidad donde las personas trabajan, comparten y colaboran para sacar adelante proyectos innovadores. Y en concreto el espacio La Tierra Colabora, se alinea con los valores que tanto nos gustan en Khuska, porque permite ofrecer un trato excelente a sus clientes y porque estimula el trabajo en equipo, lo que genera sinergias que nos hacen sumar a todos y todas.

     


    ¿Por qué un espacio "Coworking"?

    Y es que los espacios coworking cada vez se dejan notar más en el mundo laboral. Espacios compartidos, acceso a nuevas tecnologías, el tener una oficina y horario flexible, entornos más agradables o espacios más productivos son sólo algunas de las razones por las que los nuevos emprendedores estamos reemplazando las oficinas tradicionales por estos nuevos espacios de trabajo.

    Esto por supuesto, va a generar impactos positivos al momento de atenderte. A partir de ahora te ofreceremos atención preferente, solo tendrás que llamarnos o escribirnos y quedaremos para que nos cuentes tranquilamente tu plan de viaje. 

    A partir de ahora, estamos convencidos de que nuestro trabajo será, aún, más placentero y productivo.

    ¡Nos vemos en La Tierra Colabora!

    Recuerda suscribirte a nuestra newsletter para estar al tanto de nuestras próximas actividades y noticias.


    Algunas fotos de nuestro nuevo espacio de trabajo...





    jueves, 8 de marzo de 2018

    5 RAZONES PARA HACER UN VIAJE RESPONSABLE A LATINOAMÉRICA


    ¿Viajar a un país como Guatemala, Perú o Bolivia de manera responsable? Seguro que más de una vez has pensado en viajar a un país de Latinoamérica para ayudar a las comunidades y aportar tu granito de arena para que éstas mejoren su calidad de vida.



    Si es así, prepárate, porque te vamos a dar 5 razones “de peso” para que elijas hacer un viaje responsable en tus próximas vacaciones.


    1. Porque apoyarás al empoderamiento REAL de las comunidades…

    En el Perú, y en el resto de países de Latinoamérica, las comunidades locales ya están empezando a ser autónomas, a organizarse y empoderarse ellas mismas para generar actividades económicas que les permitan mantener de forma sostenible sus pueblos y sus gentes. Cuando les visitas, sus pobladores se sienten muy alegres y contentos y esto les motiva para seguir trabajando.




    2. Porque contribuirás a la protección de espacios naturales…

    Los países latinoamericanos tienen en sus reservas naturales un gran tesoro que debe salvaguardarse. Tú, como visitante, puedes hacer mucho. ¿Cómo? Visitando parques nacionales donde se estén llevando a cabo proyectos para la protección y recuperación de especies de fauna y flora en peligro de extinción. A su vez, en muchas de estas reservas nacionales habitan comunidades indígenas que viven de estos recursos naturales. Así que ya sabes, en tu próximo viaje, incluye una visita a un parque nacional protegido.




    3. Porque apoyarás a dinamizar la economía local del lugar…

    Al hospedarte en un hotel urbano o rural de gestión familiar, al comprar productos locales o artesanías, al contratar guías autóctonos, y viajar con operadores locales, lo que estás haciendo es apoyar a que la economía local del país, muchas veces eclipsada por los grandes consorcios turísticos de capitales extranjeros, florezca. A su vez, con tu visita, se generan muchos puestos de trabajo dignos, sobretodo en jóvenes y mujeres.




    4. Porque apoyarás a mantener viva la cultura y tradiciones locales…

    Latinoamérica ha pasado momentos muy duros donde su cultura se ha visto profanada y donde la migración de los pueblos a la grandes ciudades ha hecho que mucha de nuestra identidad se pierda. Sin embargo, hoy en día, existe una red de personas que están recuperando nuestro legado (nuestras lenguas indígenas, nuestros bailes, nuestras tradiciones, nuestros alimentos, nuestras vestimentas, etc.) y lo están mostrando con orgullo a quienes les visitan. Nosotros los latinoamericanos, estamos orgullosos de nuestra identidad, de nuestro pasado y nuestra historia. Ayúdanos a seguir motivados en mostrarte lo mejor de nuestro país.




    5. Porque como visitante, vas a tener una experiencia más auténtica…

    Y esto significa que vas a vivir momentos increíbles con la gente de cada lugar. Hablamos el mismo idioma, lo que posibilitará que disfrutes de largas conversaciones y hasta hagas amigos y amigas. Un viaje responsable, no solo va a hacer que guardes para siempre una gran experiencia, sino que aprendas, que veas nuevas formas de vida, que valores lo que tienes, que seas más tolerante y respetuoso, que cambies tu forma de ver las cosas…. En definitiva, que generes un momento para compartir en donde todos y todas salgamos ganando, tú como visitante y ellos como anfitriones.




    Pd. Latinoamérica, es un continente rico en recursos naturales y culturales que les puede otorgar calidad de vida a sus habitantes, además de valiosos testimonios de la historia, patrimonios de la humanidad, que merecen ser conservados. Latinoamérica no necesita “propinas” ni que se le vea con carácter de paternalismo. Sus gentes pueden ser autónomas y generarse empleos dignos que les permitan aumentar su autoestima y valor por ellos mismos. El turismo responsable gestionado de forma sostenible, puede contribuir en gran medida a que se logre esto último.


    lunes, 2 de octubre de 2017

    REVELAMOS EL SECRETO DEL CÓMO HACEMOS NUESTROS VIAJES

    Khuska Travel Sudamérica es el resultado del sueño de poder compartir con todos y todas una parte de la cultura peruana y Sudamericana aquí, en Pamplona. Desde que empezamos a darle vueltas al proyecto y hasta hacerlo realidad, ya han pasado más de dos años. Dos años de experiencias, muchos viajes organizados, muchos eventos en donde hemos participado y claro está, muchas personas a quienes hemos ayudado a hacer realidad su sueño de viajar a Sudamérica.




    Hoy en día, en donde la oferta cada vez es más diversa, es necesario que surjan emprendimientos sociales y responsables con un alto grado de especialización. Y es justo ésto lo que queremos contarte: nuestro secreto de cómo hemos llegado a especializarnos en lo que hacemos y en cómo preparamos nuestros viajes a Perú y Sudamérica.

    Estas son las claves:

    1. Tener claro lo que hacemos.

    Para nosotros hubiese resultado, quizás, más cómodo y "rentable" ser la agencia tradicional que oferta todo tipo de destinos a nivel mundial. Pero no, desde el principio tuvimos claro que queríamos dar a conocer lugares, ciudades y países que conocíamos por experiencia propia. Para nosotros, saber que estamos recomendando lo mejor de cada país, nos aporta una sensación de seguridad y tranquilidad.

    2. Contar nuestras propias experiencias.

    Soy guía de turismo, me formé en esta hermosa profesión y lo que transmito es justo eso, gusto por lo que hago. Como guía recorrí diversos lugares de Perú, acompañando a viajeros y viajeras que llegaban de todas partes del mundo a conocer mi país. Además, esto me permitió conocer grandes profesionales que están marcando el camino de la difusión de nuestra cultura y la preservación de nuestra naturaleza, con proyectos e iniciativas que invito a todos y todas a visitar. Miren, por su parte, ha vivido en Perú y viajado por Sudamérica. Que otras personas puedan disfrutar de uno de esos viajes que te hacen cambiar tus ideas, tus creencias, es nuestro principal motivo para emprender este proyecto conjunto.


    3. Un gran equipo detrás.

    Desde que emprendimos este proyecto, buscamos personas que estaban y están conservando el patrimonio cultural, natural y social de su país para todos nosotros. Comunidades, campesinos, emprendedores, guías, que están convirtiendo sus pueblos y sus ciudades en un mejor lugar para vivir. Todo este equipo permite que nuestros viajeros aprendan a valorar los lugares y las gentes que visitan y a disfrutar, aún más, sus viajes.

    4. La importancia de una conversación.

    Nos encanta conversar con la gente, escucharles, conocerles, compartir. Nos gusta cuando nuestros viajeros vienen una y otra vez a "ultimar" detalles de su próximo viaje. Nos emocionamos con ellos dándole mil vueltas al itinerario, comparando lugares, rutas,  tiempos y demás. Aunque en nuestra web tenemos viajes pre-diseñados, a lo que realmente le damos importancia es a preparar una gran aventura (única y diferente) para cada uno de nuestros viajeros y, si es con un buen café, mejor aún.


    5. La seguridad de una buena logística.

    Puntualidad, calidad y calidez en la atención, trayectoria y experiencia y opiniones favorables de clientes, son características que tenemos en cuenta al momento de elegir quiénes serán nuestros proveedores. Por ejemplo, nos gusta recomendar las aerolíneas con menos tasas de retrasos y cambios de horarios. Todos nuestros hoteles (casas rurales incluidas) y restaurantes deberán estar registrados en las oficinas de turismo de su localidad y deberán contar con alguna certificación de calidad. Nuestros guías (locales y de montaña) deberán poseer certificado de profesionalidad y deberán demostrar su experiencia profesional. El transporte deberá contar con la ITV al día y seguro de responsabilidad civil. Y, por último, los lugares que promocionamos deberán contar con servicios que permitan una estancia agradable a todos nuestros viajeros. 


    6. El "Durante" y el "Post-viaje".

    Nuestro trabajo no acaba cuando el viajero o viajera inicia su  viaje. Es más, muchas veces hemos recibido whatsapps o llamadas a media noche (por el cambio horario) preguntándonos a qué restaurante poder ir a comer o qué lugares visitar. Otras veces, tenemos viajeros distraídos que pierden el itinerario, pasajes y hasta documentación del viaje... Para todos ellos, aquí estamos, dispuestos a ayudar. Por otro lado, una de nuestras partes favoritas es el "post-viaje". Saber que nuestros viajeros han vuelto a su ciudad es una gran tranquilidad. Poder reencontrarnos con ellos y que nos cuenten sus anécdotas; verles sonrientes, renovados, con nuevas ideas; que nos digan qué fue lo que más les gusto, y también lo que menos. Nos gusta recibir sus comentarios para conocer posibles errores, pero también nuestros aciertos. Toda una experiencia de aprendizaje constante para nuestros viajer@s y para nosotros.

    Como veis, estamos encantados de continuar haciendo vuestros sueños realidad, conociendo gente nueva, riéndonos, disfrutando, porque al fin y al cabo, el turismo es eso.... hacer las cosas con buena vibra y pasarla bien!!

    lunes, 29 de mayo de 2017

    6 COSAS CON LAS QUE ME SENTÍ MAS PERUANA QUE EL CEVICHE

    Si quieres que tu viaje a Perú sea lo más auténtico posible te recomiendo 6 cosas que deberías hacer en tu próximo viaje (al menos yo las hago cada vez que voy 😀):


    (1) Agarrar una combi



    Se trata de uno de los medios de transporte más comunes en el Perú, y uno de los más baratos. Una especie de furgoneta que realiza un recorrido predeterminado, pero sin paradas fijas, y donde entran el número de pasajeros que quiere el chófer de la combi y lo que dejen los demás pasajeros sin quejarse. Como dije, no hay paradas fijas, con la excepción de la primera y la última, por lo que una vez hayamos identificado la combi que nos llevará a nuestro destino, levantaremos el brazo y haremos señas para que se pare.

    Como podamos, y donde podamos, nos sentaremos y pagaremos al cobrador cuando nos lo requiera.

    Recomendación: preguntar antes de subirnos cuánto vale el pasaje (mejor en el hotel o albergue o a alguien de confianza). A ritmo de cumbia, huayno o reguetón, llegaremos a nuestro destino. Para bajar, gritar con toda tu alma. Hay distintas versiones: ¡Bajo!, ¡Esquina bajo!, ¡Volteando!, ¡Antes de voltear! Las combis son mi debilidad. Siempre tendrás una buena historia para contar…


    (2) Tomarte un jugo en el mercado


    Otro de mis favoritos. Los mercados de Latinoamérica (y en especial los peruanos) son de visita obligada para el viajero o viajera a la que le guste sentirse como una más del país que visita.

    Habrá pocos lugares más sorprendentes y vibrantes que los mercados. Uno de mis preferidos es el Mercado Modelo de la ciudad de Chiclayo.

    Si queréis conocerlo aquí tenéis vuestro viaje ideal.

    Si lo que queréis es saciar vuestra sed, nada mejor que sentarse en una banqueta de una juguería y pedirse un jugo (o zumo). Las posibilidades son infinitas, gracias a la inmensa variedad de frutas con las que cuenta Perú todo el año: papaya, piña, lúcuma, fresa, melón, maracuyá, etc. Si tanta variedad os paraliza, optar por el surtido, una mezcla de varias frutas, y que suele ser el más económico. Y para las y los más osados, cuando os terminéis el jugo pedir “seño, la yapa por favor”.  No es otra cosa que la “propina”, un poquito más de jugo. Debo ser sincera, todavía me muero de vergüenza cuando mi marido me “obliga” a hacerlo. 

    Recomendación: cuando bajéis totalmente deshidratados de Machu Picchu, no os paréis en los caros restaurantes y cafeterías de Aguas Calientes, y entrad en el mercado a pediros un jugo. Sabiendo que te está costando un tercio de lo que cuesta fuera, os aseguro que sabe todavía mejor.


    (3) Ir en mototaxi


    ¡Pura adrenalina! Lo mejor para hacer trayectos cortos a toda velocidad. La mejor descripción de lo que es, la podéis ver en la foto. Son típicas sobre todo en el norte del Perú, zona bastante menos concurrida que el famoso sur, y no por ello menos atractiva, como podéis comprobar aquí. En el caso de las mototaxis, te llevarán a donde tú les pidas. Procedimiento habitual: grito ¡moto!, y al toque tendré una delante; antes de montarme, recordadlo bien, acordar el precio (“¿cuánto a tal sitio?”, regatead); y por último, disfrutar del viaje, la velocidad, los derrapes y…la música, como no podía ser de otra manera. El tunning, en Perú, no solo va de coches, ya os daréis cuenta.


    (4) Hacer jale


    O lo que es lo mismo, hacer autostop. Hay momentos en la vida en los que te ves en un pueblito de la sierra peruana, se acaba de ir el único bus que te llevaría a la ciudad, o te has quedado sin dinero para pagarlo, o todavía te queda mucho rato para caminar. Sin duda, se le puede dar la vuelta a una situación penosa, y vivir una auténtica aventura, pidiendo que te lleven. En mi caso, los sacos cargados en la parte de atrás de una pick-up han sido más de una vez un asiento perfecto para esos trayectos. He llegado llena de polvo y tierra y con los pelos alborotados a mi destino, pero feliz de haber vivido una experiencia como ésta. Por algo dicen que las mejores cosas en la vida son las que te despeinan.


    (5) Ir a una celebración/fiesta


    No hay nada mejor para conocer una cultura que sumergirse en una celebración o fiesta. De buenas a primeras, y teniendo en cuenta el carácter que tenemos por estas tierras, parece complicado que en un primer viaje a Perú pueda darse esta ocasión. Sin embargo, si somos amigables con la gente que conocemos, o que se nos acerca a hablar, o ponemos ganas en conocer a la gente del lugar, será raro que no haya algún evento festivo alrededor (bodas, cumpleaños, quinceañeros, baby showers, fiestas del pueblo, etc.).

    Cualquiera es un espectáculo para los ojos del viajero/a europeo. Puede variar la gente, el pueblo o ciudad en la que estemos, pero hay cosas que no fallan: la música (ya sea en vivo o con unos parlantes inmensos), la gente sentada formando un círculo y dejando la pista de baile en medio, mucho trago y mucha comida. La diversión, os lo prometo, está asegurada.

    Recomendación: sacaros las vergüenzas de encima; sí o sí os van a sacar a bailar, por lo que ¡poned vuestra mejor cara y demostrad que no tenemos caderas de acero!


    (6) Regatear



    O “pedir una rebaja”, como se dice en el Perú. Puede ser agotador, la verdad, pero no nos quedará más remedio si queremos ponernos en la piel de los autóctonos y también ahorrar algo de dinero que podrás emplear en viajar o comprar productos locales. Y también para evitar pagar “la tarifa de gringos”, que es cómo nos llaman en el Perú a los extranjeros. No nos llevemos las manos a la cabeza; en Pamplona en San Fermines los bares hacen estragos con los “guiris”. ¿Dónde se puede regatear? En los mercados, en los taxis, en las tiendas de artesanía, en los comercios locales.



    Si ya estuviste en Perú, ¿qué otra recomendación nos darías para sentirnos más peruanos/as que la papa?

    jueves, 20 de octubre de 2016

    ¿TE CONSIDERAS UN VIAJERO RESPONSABLE?

    ¿Te consideras un viajero responsable?, ¿Eres de los que busca acercarse a proyectos sociales o ambientales cuando vas a un lugar?, ¿Entiendes que las comunidades locales se ven favorecidas con tu visita?, ¿Eres de los que prefiere ir acompañado de guías locales?. Si tu respuesta fue "SI" felicitaciones, y sino te dejamos un lectura para que replantees tu forma de viajar por el mundo...


    Los viajes y el turismo deben concebirse y practicarse como un medio de desarrollo personal y colectivo. Si se llevan a cabo con una mente abierta, son un factor insustituible de autoeducación, tolerancia mutua y aprendizaje de las legítimas diferencias entre pueblos y culturas y de su diversidad.

    Todos tenemos una función que cumplir en la generalización de unos viajes y un turismo responsables. Los gobiernos, las empresas y las comunidades deben procurarlo sin duda por todos los medios, pero usted también, en su calidad de visitante, puede apoyar sensiblemente este objetivo de muchas maneras: