miércoles, 23 de enero de 2019

11 DÍAS POR COLOMBIA: NUESTRA HISTORIA DE VIAJE


Hace mucho que nos apetecía a Miren y a mí viajar al país cafetero. A mí, porque desde chico siempre sentí un cariño especial hacia ese país y porque pensaba que entre Perú y Colombia había muchas cosas en común. A Miren, porque le hacía especial ilusión celebrar sus 30 años ahí, sin contar sus ganas de bailar salsa, bañarse en el Caribe o recorrer algún valle cafetero. En resumidas cuentas, éstas fueron algunas de las razones por las que decidimos recibir el 2019 en Colombia. Orgullosos, te contamos el recorrido de 11 días que hicimos por el llamado "País de la sabrosura".


Día 1. Bogotá


Amanecimos en Bogotá, una inmensa ciudad con alrededor de 9 millones de habitantes. Nos apresuramos en salir a patear sus calles e intentar aprovechar al máximo el único día que pasaríamos allá. Hicimos un "city tour" con una guía local, quien nos contó de una manera muy resumida la historia de esta gran capital. Bogotá, al igual que cualquier otra capital de Latinoamérica, es una visita obligada, una introducción de lo que iremos viendo a lo largo de todo el viaje. Toma nota de los imperdibles:

- Caminar por el centro de la ciudad.
- Participar en un city tour.
- Visitar el Museo de Botero.
- Llegar hasta el barrio de "La Candelaria".
- Comer en un restaurante NO TURÍSTICO en el barrio de la Candelaria.
- Probar la "chicha", una bebida muy famosa en base a maíz.
- Tomar una cerveza local mientras escuchas un concierto en la calle.
- Disfrutar de las hermosas vistas de la ciudad desde el cerro Monserrate.





Día 2. Pereira


Después de un viaje de casi 8 horas en bus (también hay vuelos directos desde Bogotá), despertamos muy temprano en Pereira, la capital del eje cafetero de Colombia. Tras dejar nuestras cosas en hotel volvimos al terminal terrestre para coger un bus público e ir hasta el pueblo de Filandia, uno de esos pueblitos que parecen sacados de un cuento. Toma nota de los imperdibles:

- Visitar el centro artesanal de Filandia.
- Subir hasta el mirador de Filandia.
- Alquilar unas bicis para recorrer el valle.
- Hacer algún tour por cafés y teterías.
- Tomar un helado de frutas.



Día 3. Salento - Valle del Cocora


Nuevamente volvimos al terminal de buses para coger otro bus público para llegar al pueblo de Salento. Llegamos en plena efervescencia de fiestas navideñas, el pueblo era una locura abarrotada de gente. Aún así, pudimos armar un buen plan que luego se convertiría, al menos para mí, en el mejor día de todo el viaje. Lo primero que hicimos fue ir en un "Willy" hasta la Reserva Biológica Valle de Cocora. Los "Willys", ícono del Eje Cafetero, son jeeps adoptados por el Ejército de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, y que posteriormente llegaron y proliferaron en esta zona de Colombia. Hoy en día que sirven de transporte de pasajeros. 

Una vez que llegamos hasta el Valle de Cocora, emprendimos una caminata por el sendero que sirve de ingreso al Parque Nacional de Los Nevados (100% recomendado). Retornamos rápido para poder fotografiar y grabar los paisajes, hogar del árbol nacional de Colombia: la palma de cera del Quindío. Hasta ese momento no habíamos comido nada, por lo que una trucha con patacones (plato tradicional de la zona) nos vino de maravilla, nos encantó. 





Día 4. Finca Cafetera - Cartagena


Probar productos locales y hablar con la gente del lugar son siempre unos de los aspectos que más disfrutamos durante nuestros viajes. Este día lo dedicamos a visitar "Don Manolo", una finca cafetera muy cerca de Pereira. Nos confundimos con los horarios, y para cuando llegamos, ya había empezado la visita guiada. Por suerte estábamos en Colombia, donde la amabilidad de su gente es digna de señalar; los anfitriones de la finca nos hicieron una demostración en una visita "privada" de todo el proceso del cultivo y producción del café. Miren lo disfrutó mucho, nunca había visto una planta de café!!!!! 





Día 5. Cartagena


Impacientes por descubrir Cartagena de Indias, madrugamos, tomamos un desayuno caribeño y nos lanzamos cual relámpagos a la calle. Una de las ciudad más importantes de América Latina, históricamente hablando, se merecía una buena explicación de un buen guía. Nos embarcamos en una visita guiada para aprender sobre la historia de la llamada "perla del Caribe" a la vez que recorríamos todo su centro histórico. Y es que recorrer esta colorida ciudad es volver a su pasado. Es hablar de esclavitud, de negritud y mestizaje, de colonialismo, guerras y piratas. Aspectos que se conjugaron para asentar una identidad única y diferente.




Era 31 de diciembre, había que festejar el inicio del 2019, por lo que fuimos hasta el barrio de Getsemaní, barrio en el que antiguamente vivían los esclavizados, donde a ritmo de salsa, bachata y merengue, y algún que otro mojito, intuíamos que este momento nos presagiaba un año lleno de alegrías. Y, sobre todo, ¡más viajes!


Día 6. Islas del Rosario


01 de enero del 2019. Día de playa. Muy temprano, nos embarcamos en un tour hacia la Isla de Barú en un trayecto de aproximadamente 1 hora y media. En Barú, nos esperaba una lancha que en 20´ nos llevaba hasta Islas del Rosario. La zona es ideal para el snorkel y buceo. Hacia el mediodía, retornamos hacia Playa Blanca (Barú) para disfrutar del sol de la playa. Anota los imperdibles:

- Bucear o practicar snorkel en Islas del Rosario.
- Alquilar una moto acuática.
- Alquilar un paseo en catamarán.
- Simplemente disfrutar de un día tumbado/a al sol.


Día 7. Cartagena - Santa Marta


Último día en Cartagena, y a decir verdad no es mal plan volver a pasear tranquilamente por sus calles. Eso hicimos, nos tomamos este día para estar tranquilamente y recordar cada momento vivido durante el viaje. Nos tomamos una cerveza en "Donde Fidel", un lugar curioso, adornado con fotografías donde aparece el dueño del bar acompañado por los más famosos cantantes de salsa. Volvimos a Getsemaní para comer y dar nuestro último paseo antes de embarcarnos hacia Santa Marta.  


Día 8. Santa Marta - Playa Grande


Estando en Santa Marta, nuestro destino era Taganga. Para llegar hasta este sitio puedes coger un bus público que cruza el centro de Santa Marta. Taganga, es un puerto desde donde salen las diferentes barcas hacia las playas más famosas de Santa Marta. Para este día elegimos "Playa Grande" a tan solo 5 minutos. Aunque, dadas las fechas (inicio de año), la playa estaba abarrotada de gente, apenas encontramos un sitio, suficiente para tomar un poco el sol y seguir tostándonos la piel.


Día 9. Playa Cristal

Miren tiene una obsesión (sospecho que ustedes saben a que me refiero): la playa. Hoy, nuevamente fuimos hasta Taganga, punto de salida para ir a cualquiera de las playas de la zona. Este día elegimos "Playa Cristal" una caleta algo alejada (25 minutos en lancha). A este lugar, también se le conoce como "Playa los Muertos" debido a la tumbas prehispánicas encontradas a sus alrededores.




Día 10. Parque Nacional Tayrona


Por poco y casi nos quedamos sin visitar el Parque Nacional Tayrona, motivo principal por el que vinimos a Santa Marta. Cuando llegamos al ingreso del Parque Nacional resulta que no teníamos entradas, aunque las compramos con anticipación no las teníamos. Inicio del Plan "B". Por tercera vez tuvimos que ir hasta el Puerto de Taganga para tomar una embarcación que nos llevaría, en un recorrido de 1 hora y cuarto, hasta Cabo San Juan (trayecto recomendable siempre que no sufras de dolores de espalda, debido a que el oleaje suele ser bastante fuerte en alta mar). Éste es un ingreso poco habitual pero recomendable por la adrenalina que se siente al viajar en mar. 

En el trayecto disfrutas del bello litoral caribeño, donde no es difícil encontrar pequeñas playas de ensueño. 

Después de la comida, emprendimos el trekking por el Parque Nacional. Íbamos retrasados en el tiempo, por lo que casi corríamos aunque nuestro guía local nos detenía de vez en cuando para transmitirnos pequeñas reseñas sobre la historia del parque, e ilustrarnos sobre la biodiversidad de la zona. Desde hace muchos años, en el Parque habita la comunidad indígena de Tayku, y aunque en un inicio nuestro plan era visitarla, no pudimos hacerlo por el tiempo. Si vas, te recomendamos que reserves una excursión que incluya la visita a la zona de "El Pueblito".





Día 11. Santa Marta - Bogotá

Último día en el Caribe, último día en Colombia, último día de vacaciones..... algo tristes pero contentos por lo afortunados que somos de haber disfrutado de un país precioso y como dicen los lugareños, un país en donde el único riesgo, es que te quieras quedar. Sin duda, fue un viaje emocionante, un viaje para recodar y revivir en cada momento. 




0 comentarios:

Publicar un comentario